viernes, 17 de diciembre de 2010

Maresme, Piratería y Vilassar de Dalt

Vilassar de mar
Hace unos días volvía a aparecer en los medios una noticia que hacía referencia a la voluntad del ayuntamiento de Vilassar de Dalt, en el Maresme, de cambiar su nombre por el de Vilassar, a secas. Esta polémica es recurrente entre los pueblos del Maresme, donde existe diversas poblaciones con el nombre duplicado y que para diferenciarse utilizan el “de Dalt” (de Arriba) o el “de Mar”. Para entender esta polémica hemos de remontarnos diversos siglos atrás, donde las costas catalanas, al igual que el resto de las costas del Mediterráneo occidental; sufrían periódicos ataques de piratería. 

Iglesia de Pineda de Mar, donde se puede leer un 
incripción que recuerda un ataque turco por la 
que se fortifico: “A uno de agosto de MDXVLV 
al alba, XI galeotas del Turco se posaron en la 
playa, quemaron las puertas de la iglesia y 
muchas casa y mataron y cautivaron LXX almas 
suviendo hasta casa de palacio. A mediodía se 
volvieron en barca. Para salvaguarda de los 
habitantes se fortifica esta iglesia de Pineda”
Estos ataques vivieron su punto álgido entre los siglos XVI y XVII a manos de turcos y berberiscos. Para entender el aumento de la piratería hemos de tener en cuenta diversos factores. Antes que nada hemos de señalar que hasta ese periodo el comercio entre las dos riberas del Mediterráneo era fluido, eso no significa que no se dieran casos de piratería; pero a partir de finales del S. XV las cosas empezaron a cambiar, por un lado, hemos de considerar una importante bajada de la actividad comercial de puertos como Túnez, Argel o Trípoli por culpa de los portugueses, ya que estos habían comenzado a instalar puntos comerciales en la costa occidental de África, lo que permitía puentear a los puertos de la ribera sur del Mediterráneo que comerciaban con productos del interior del continente que llegaban mediante caravanas comerciales.

Barbarroja
Otro factor muy importante es la aparición de los turcos en la ribera oriental del Mediterráneo, este pueblo asiático no disponía de una cultura marinera desarrollada, por lo que precisaban de la ayuda de otros pueblos para poder comerciar en primera instancia y posteriormente para poder armar y mantener una potente flota. Es en este contexto que aparece el que quizás sea uno de los más famosos piratas, Jair ad-Din, Barbarroja, Protagonista de muchos ataques e incursiones en el Mediterráneo cristiano (Marsella, Mesina, Ostia, Mallorca…). Finalmente acabaría convirtiéndose en el Almirante en Jefe de la flota otomana. Cabe mencionar que los soberanos cristianos no se quedaron de manos cruzadas, tomando una actitud ofensiva, lanzando ataques sobre los puertos berberiscos (lo que a la postre repercutía negativamente en la voluntad de acabar con la piratería); y defensiva. Es en este punto donde retomamos la noticia. 

torres vigia SardegnaEn Catalunya la repercusión de las actividades de piratería fue de gran importancia, ante esta situación se pidió ayuda y protección a los distintos soberanos, entre las distintas peticiones encontramos la petición de contar con tres galeras que de forma permanente patrullasen las costas catalanas o la de edificar fortificaciones y torres de vigía a lo largo de la costa. Mientras que la primera nunca se llevo a cabo, la segunda fue realizada por los distintos pueblos y ciudades costeras, sin apenas contar con ayuda de los monarcas(en el Maresme tenemos la que quizás sea una de los mejores ejemplos que aún se conservan, pero también existen en otros sitios como en Sardenga). Otra actitud que tomaron los habitantes fue la de mantenerse lo más lejos posible del mar, de esta forma ante un aviso de inminente ataque pirata sus habitantes tenían más tiempo para refugiarse y prepararse para la defensa. Estos núcleos a su vez contaban con un barrio marítimo para los pescadores. Con el paso de los siglos y el cese de la piratería, estos barrios acabaron constituyendo verdaderos núcleos urbanos que acabarían por derivar en municipios independientes dando lugar a la dicotomía actual, lo que da pie a este polémica recurrente de la que hablábamos ya que los de “de Dalt” piensan que al ser ellos el núcleo primitivo de población no deberían llevar el “de Dalt” para diferenciarse de los de “de Mar”.

Enlaces:
Notica en TV3
Fortificaciones y torres de vigía en el Maresme
Piratería

Mostra Maresme y Pirateria en un mapa més gran

1 comentario:

  1. Compartimos historia en toda la costa levantina!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...